Gobierno vende la idea de que los opuestos al negocio de Bahía de las Águilas no quieren el progreso del sur

Con el título “Los habitantes de la región sur tienen derecho al bienestar”, con el que busca crear en la gente la falsa idea de que quienes cuestionan el acuerdo al que el gobierno llegó con los poseedores de títulos falsos en Bahía de las Águilas se oponen al progreso de los sureños, el gobierno del presidente Danilo Medina publica este lunes un comunicado con el que pone en marcha una campaña mediática de defensa de su decisión.

Este domingo, los funcionarios principales responsables de la cuestionada transacción se reunieron en Palacio con una gran cantidad de periodistas oficialistas para instruirlos en lo que deben decir sobre el conflicto.

El envío del comunicado agrega un elemento que busca reforzar la diferencia entre los “buenos” propósitos del gobierno al legalizar el fraude que aún se conoce en los tribunales, y las “malas” razones de los defensores de la legalidad: llega acompañado de una foto en la que el presidente Medina aparece en una amorosa cercanía con dos mujeres pobres.

El mensaje subyacente se recalca con la afirmación de que el gobierno del presidente Medina “ha asumido la responsabilidad de adoptar decisiones en procura de reducir los niveles de pobreza y desigualdad social que aún prevalecen en la sociedad dominicana, siempre apegado al marco jurídico vigente, la transparencia y el interés nacional”.

El comunicado no agrega nada nuevo, ni mucho menos menciona el carácter fraudulento de los “títulos de propiedad” que valida. Es una repetición resumida de lo dicho el jueves de la pasada semana por Francisco Javier García y Bautista Rojas Gómez, ministros de Turismo y Medio Ambiente, respectivamente, y por el consultor jurídico César Pina Toribio, a quien Medina otorgó un poder especial de negociación con los protagonistas del fraude con las tierras del Estado.

De acuerdo con el documento, “revertir esa situación (de pobreza en el sur) requiere de la toma de acciones urgentes, entre ellas el desarrollo del Polo Turístico Ampliado de la Región Suroeste”.  “No podemos ser indiferentes ni cruzarnos de brazos por más tiempo”, agrega como colofón de esta “razón” para legalizar el fraude.

Reitera, por otra parte, el compromiso de que el área protegida del Parque Jaragua no serán tocados y el “argumento” de que la litis no resuelta ha impedido el desarrollo turístico del suroeste. Del “acuerdo transaccional” vuelve a decir que permitirá la constitución de fideicomiso “de conformidad con la Ley para el Desarrollo del Mercado Hipotecario y Fideicomiso”.

“Con esta decisión, el Gobierno dominicano da una muestra más de que continuará adelante para cumplir con su promesa de reducir la pobreza y la desigualdad en el país.

“El bienestar de los habitantes del sur de nuestro país lo es también de todos los dominicanos y dominicanas”, concluye el comunicado.

Fuente: 7días

Activista expone la importancia de defender nuestros derechos en protesta del Parque Independencia

Mapa de parcelas del Parque Nacional Jaragua y su entorno, tomado de su Plan de Manejo de 1986 (el mal llamado caso Bahía de las Águilas)

18 DE FEBRERO DE 2013

Mucha noticia ha habido en estos días sobre el tema del “acuerdo transaccional” entre el Estado y las personas que alegan poseer derechos sobre parcelas de la provincia Pedernales.

Las reseñas se han centrado erróneamente sobre Bahía de las Águilas. No se trata de una amenaza a dicha playa, ¡NO! Se trata de un tema de mayor envergadura sin precedentes en la historia de la conservación de áreas protegidas en República Dominicana. Se pretende intervenir sobre la totalidad del territorio emergido del Parque Nacional Jaragua.

Hay que recordar que esta área protegida fue establecida el 11 de Agosto de 1983 mediante el decreto presidencial No. 1315, y su delimitación actual corresponde a la contenida en la Ley Sectorial de Áreas Protegidas No. 202-04, la cual fue confirmada posteriormente por el decreto 517 de 2009.

Según Grupo Jaragua, en la “Denuncia ante la Procuraduría para la Defensa del Medio Ambiente y los Recursos Naturales sobre Demarcación y venta de terrenos dentro del Parque Nacional Jaragua” (mayo de 2011), el área protegida “forma parte de las áreas núcleo de la Reserva de la Biosfera Jaragua-Bahoruco-Enriquillo, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Educación (UNESCO) en 2002. Es además una de las Áreas Importantes para la Conservación de Aves (AICA) de la República Dominicana, y un Área Clave para la Biodiversidad (KBA)… representa de manera única e incomparable la naturaleza prístina de las Antillas, particularmente de los ecosistemas áridos y costero-marinos. Contiene numerosos ecosistemas, desde distintos tipos de bosques naturales hasta playas, costas rocosas, humedales, pastos marinos y arrecifes de coral. Es además una muestra singular de ecosistemas pertenecientes a importantes provincias biogeográficas de La Española y las Antillas, que han servido como centros de especiación para el resto del Caribe. Esto hace que su flora y su fauna sean únicas, encontrándose altos niveles de endemismo (o sea, especies que solo existen ahí).”

parcelas_aapp_salida (1)

A juzgar por el mapa mostrado arriba, y aun reconociendo las limitaciones en cuanto precisión cartográfica, y consultado el Poder Especial al Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo (P.E.No. 7-13), no cabe duda de que el Parque está amenazado. Nótese que las parcelas catastrales del AP son, especialmente, la 215-A (prácticamente en su totalidad dentro del PN) y la 215-B-3, así como la 215-B-1 y la 215-B-4.

El Poder cita varias parcelas dentro de la denominada 215-A y la 215-B-3. Llama la atención que dicha relación no transcribe los números consecutivos en todos los casos; por ejemplo, de la parcela 215-A-31 se pasa a la 215-A-35, también se excluye la terminada en 45, así como desde la 55 a la 64, y de la 72 a la 81.

Consumar este “acuerdo transaccional”, y ejecutar un plan de desarrollo que reduzca la calidad ambiental de este recurso, además de que sentaría un mal precedente, supondría la destrucción de estos ecosistemas únicos.

Sería deseable que las autoridades mostrasen información cartográfica sobre este tema, para que podamos hacernos una idea de la magnitud del problema.

Como se ve, no se trata del “caso Bahía de las Águilas”, sino del conjunto del Parque Nacional Jaragua. Se distrae a la opinión pública cuando se refiere a dicha playa exclusivamente. Estamos hablando de un territorio mucho mayor, con muchos atributos naturales y con la misma o mayor fragilidad que la Bahía.

(Nota: si desea recibir notificaciones por correo electrónico relacionadas con la actividad de este blog, vaya a esta dirección y suscríbase)

Dr. José Ramón Martínez Batlle (Ph.D)
Profesor Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD)

Convocatoria

Convocatoria

La verdad sobre Bahía de las Águilas

Inventario de titulados en las parcelas del área protegida

En el documento adjunto se listan todos las personas que se titularon en el fraude de Bahía de las Águilas

Inventario de titulados en Bahía de las Águilas